EL REALISMO ARISTOTÉLICO

ARISTÓTELES: BIOGRAFÍA Y TEORIA DEL CONOCIMIENTO  

La filosofía para Aristóteles, es la ciencia, que explica por qué y las causas últimas de las cosas, teniendo como característica, entre otras, la de ser un tipo de necesidad del hombre o de saber que no busca la utilidad, sino el huir de la ignorancia en la que está sumido el hombre ante todo lo que le rodea, de ahí que al filosofía tuvo su origen en las indagaciones que el hombre hace, fruto de su admiración y contemplación del universo, del ser humano….de ahí que sea una ciencia libre, no sujeta a utilidad, ni interés práctico, sino al auténtico saber desinteresado.  

 

CONCEPTO DE CIENCIA  EN ARISTÓTELES 

 Por Ricardo J. Gómez.

 

ARISTÓTELES: ONTOLOGÍA, METAFÍSICA , TEOLOGÍA

Aristóteles se plantea, la cuestión principal de la ontología:

¿Cuál es el auténtico ser? La pregunta tiene su sentido, porque, como dice Aristóteles, “el ser se dice de muchas maneras”: del individuo, del accidente, del cambio, de la idea, etc. El concepto de ser, por tanto, no es un concepto unívoco o de idéntica significación, como creía Parménides, sino que en su unidad abarca muchas diferencias. Es decir, el concepto de ser es análogo y se predica análogamente de las cosas. Aun cuando todas las cosas sean “seres”, no es lo mismo el ser de la substancia que el del accidente. Según esto, ¿Cuál es el sentido primario y originario del ser al que son referidas todas las demás significaciones?

Aristóteles afirma que el auténtico ser o el ser en su sentido primario es la substancia segunda, esto es, el individuo singular, concreto, real e independiente: este hombre, esta mesa, este árbol. El ser, en su sentido primitivo y originario, es el individuo Sócrates, no la esencia universal “hombre”, como creía Platón. Esta es la tesis principal del realismo aristotélico. “Hay una ciencia que estudia el ser en tanto que ser y los accidentes propios del ser. Esta ciencia es diferente de todas las ciencias particulares, porque ninguna de ellas estudia en general el ser en tanto que ser. Estas ciencias sólo tratan del ser desde cierto punto de vista, y sólo desde este punto de vista estudian sus accidentes; en este caso están las ciencias matemáticas. Pero puesto que indagamos los principios, las causas más elevadas, es evidente que estos principios deben de tener una naturaleza propia. Por tanto, si los que han indagado los elementos de los seres buscaban estos principios, debían necesariamente estudiar en tanto que seres. Por esta razón debemos nosotros también estudiar las causas primeras del ser en tanto que ser. El ser se entiende de muchas maneras, pero estos diferentes sentidos se refieren a una sola cosa, a una misma naturaleza, no habiendo entre ellos sólo comunidad de nombre; mas así como por sano se entiende todo aquello que se refiere a la salud, lo que la conserva, lo que la produce, aquello de que es ella señal y aquello que la recibe; y así como por medicinal puede entenderse todo lo que se relaciona con la medicina, y significar ya aquellos que posee el arte de la medicina, o bien lo que es propio de ella, o finalmente lo que es obra suya, como acontece con la mayor parte de las cosas; en igual forma el ser tiene muchas significaciones, pero todas se refieren a un principio único. (Aristóteles, Metafísica, Libro Cuarto, I y II)

 

PSICOLOGÍA 

Aristóteles rechaza el idealismo de su maestro Platón, decantándose por un enfoque científico y empirista, propio de un naturalista que examina ahora los fenómenos humanos. Para Aristóteles, el tratado sobre el alma equivale al tratado de la vida en general, atendiendo, sin embargo, a su último fundamento y a sus propiedades esenciales. “Digamos, pues, tomando la investigación desde el principio, que lo animado se distingue de lo inanimado por vivir. Y como la palabra «vivir» hace referencia a múltiples operaciones, cabe decir de algo que vive aun en el caso de que solamente le corresponda alguna de ellas, por ejemplo, intelecto, sensación, movimiento y reposo locales, amén del movimiento entendido como alimentación, envejecimiento y desarrollo. De ahí que opinemos también que todas las plantas viven. (...)El vivir, por tanto, pertenece a los vivientes en virtud de este principio, mientras que el animal lo es primariamente en virtud de la sensación: de ahí que a aquellos seres que ni se mueven ni cambian de lugar, pero poseen sensación, los llamemos animales y no simplemente vivientes. Por otra parte, la actividad sensorial más primitiva que se da en todos los animales es el tacto. Y de la misma manera que la facultad nutritiva puede darse sin que se dé el tacto ni la totalidad de la sensación, también el tacto puede darse sin que se den las restantes sensaciones. Y llamamos facultad nutritiva a aquella parte del alma de que participan incluso las plantas. Salta a la vista que los animales, a su vez, poseen toda la sensación del tacto. Más adelante diremos por qué razón sucede así cada uno de estos hechos. Por ahora baste con decir que el alma es el principio de todas estas facultades y que se define por ellas: facultad nutritiva, sensitiva, discursiva y movimiento . (Aristóteles, Acerca del alma, Libro Segundo, II)

 

ÉTICA Y POLÍTICA

Se presenta cual es la fundamentación de la ética aristotélica, acompañada de toda la temática de la felicidad, la virtud, sus clases, haciéndose especial hincapié en la Prudencia y la Justicia, así como en la virtud de la amistad y sus tipos. Aristóteles nos presenta las diferentes formas de gobierno, puras, y corruptas, y sus semejanzas y diferencias con Platón.

He aquí precisamente el carácter que parece tener la felicidad; la buscamos siempre por ella y sólo por ella, y nunca con la mira de otra cosa. Por lo contrario, cuando buscamos los honores, el placer, la ciencia, la virtud, bajo cualquier forma que sea, deseamos sin duda todas estas ventajas por sí mismas; puesto que, independientemente de toda otra consecuencia, desearíamos realmente cada una de ellas; sin embargo, nosotros las deseamos también con la mira de la felicidad, porque creemos que todas estas diversas ventajas nos la pueden asegurar; mientras que nadie puede desear la felicidad, ni con la mira de estas ventajas, ni de una manera general en vista de algo, sea lo que sea, distinto de la felicidad misma. (Moral a Nicómaco, Libro I, IV)

 

“Por lo tanto, la actividad contemplativa es la propia de una vida feliz perfecta…Y es que la actividad intelectual es la más excelente y...., además, la más continua, pues podemos contemplar continuamente más que hacer cualquier otra cosa. Y pensamos que el placer debe hallarse mezclado en la felicidad, y la actividad que se refiere a la sabiduría es, de común acuerdo, la más agradable de las actividades conforme a virtud….Y es la suficiencia o autarquía de que hablamos se da sobre todo en la actividad contemplativa”.(Ibid.)