FILOSOFIAYVIDA

Filosofíayvida.com es una página personal de Eugenio Molera, dirigida fundamentalmente a  alumnos de bachillerato,  universitarios, y a   elaborada con recursos de filosofía y ciencias relacionadas: Historia de la Filosofía, Antropología, Bioética, Política, Ética, Psicología 

Los objetivos vienen motivados por la oportunidad de exponer, no solo, los aspectos teóricos de la filosofía, (autores, textos, comentarios, teorías...etc.,). El título Filosofía y vida responde en segundo lugar  a un honesto y responsable intento reflexivo de hacer de la Filosofía una herramienta útil, para preguntarnos por el sentido de nuestra vida,  el encuentro con la verdad y la búsqueda de la felicidad, aspiración que anhela todo corazón humano.

Esta página pretende ser, en tercer lugar,  una defensa de la cultura de la vida, frente a la cultura de la muerte, promovida  permanentemente, como podemos ver  través de  diversos acontecimientos: políticos, sociales, culturales, jurídicos y que  violan algunos de los derechos fundamentales del  ser humano . La bioética, la moral-ética y la antropología y otras ciencias conforman un entramado donde justificar que la cultura de la muerte no tiene sentido en este mundo, en nuestra civilización. . Sin embargo cada día verificamos los atentados contra el respeto a la dignidad de la persona humana tantas veces violada y atropellada con fines comerciales, económicos, ideológicos.


 

 

Te propongo  un video que comenta la obra de Viktor E. Frank, "El hombre en busca de sentido, y unos textos a modo de resumen de algunas ideas importantes


Hablando sobre la libertad, Viktor Frankl y la «libertad para»  (El hombre en busca de sentido, Herder, Barcelona, 21ª Ed., 2001).

Dostoievski dijo en una ocasión: «Sólo temo una cosa: no ser digno de mis sufrimientos» y estas palabras retronaban una y otra vez a mi mente cuando conocí a aquellos mártires cuya conducta en el campo, cuyo sufrimiento y muerte, testimoniaban el hecho que la liberta íntima nunca se pierde. Puede decirse que fueron dignos de sus sufrimientos y la forma en que los soportaron fue un logro interior genuino. Es esta libertad espiritual, que no se puede arrebatar, lo que hace que la vida tenga sentido y propósito (p. 99-100).

En última instancia, vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a los problemas que ello plantea y cumplir las tareas que la vida asigna continuamente a cada individuo (p. 114).

¿Qué es, en realidad el hombre? Es el ser que siempre decide lo que es. Es el ser que ha inventado las cámaras de gas, pero asimismo es el ser que ha entrado en ellas con paso firme musitando una oración (p. 126).

Cierto, un ser humano es un ser finito, y su libertad está restringida. No se trata de liberarse de las condiciones, hablamos de la libertad de tomar una postura ante esas condiciones (p. 178).

El hombre no está totalmente condicionado y determinado; es él quien determina si ha de entregarse a las situaciones o hacer frente a ellas. En otras palabras, el hombre en última instancia se determina a sí mismo. El hombre no se limita a existir, sino que siempre decide cuál será su existencia y lo que será al minuto siguiente.

Análogamente todo ser humano tiene la libertad de cambiar a cada instante. Por consiguiente, podemos predecir su futuro sólo dentro del amplio marco de la encuesta estadística que se refiere a todo un grupo; la personalidad individual no obstante sigue siendo impredecible. Las bases de toda predicción vendrán representadas por las condiciones biológicas, psicológicas o sociológicas. No obstante uno de los rasgos principales de la existencia humana es la capacidad de elevarse por encima de estas condiciones y trascenderlas. Análogamente, y en último término, el hombre se trasciende a sí mismo; el ser humano es un ser auto trascendente(p. 179-180).